Luego de haber terminado, en dos días, la tercera temporada de Stranger Things, tengo la certeza de decir que fue una muy grata experiencia. En esta ocasión, tuvo un tono más oscuro que las dos temporadas anteriores, punto alto para el hilo conductor que nos dejó muy pocos respiros a lo largo de los ocho episodios.

Pero de todas las cosas buenas que nos dieron los hermanos Duffer, me quito el sombrero por el rol importantísimo que tuvo el casting femenino de esta temporada. ¿Notaron que el peso de las decisiones, de los diálogos, de las acciones, recayeron en las chicas? Veamos:

Eleven (Millie Bobby Brown)

Obviamente la historia gira sobre ella, y aunque era el objetivo que perseguía el Mind Flayer, en esta temporada tuvo menos protagonismo que las anteriores. En esta ocasión tuvo que lidiar con su adaptación al mundo real (con ayuda de Max), llena de cambios, nuevos sentimientos y experiencias. Físicamente sufrió más, pero de nuevo estuvo en el momento justo para salvar a sus amigos de muertes inminentes. Al final parece que se queda sin sus poderes, situación que la haría sentirse mas humana.

Joyce (Winona Ryder)

Después de su actuación en “Beetlejuice” y “Mujercitas” nunca había quedado tan encantado con una de sus interpretaciones (no he visto todas sus películas, aclaro). Pucha, la carga que lleva Joyce es enorme: está por perder su casa, el trauma por la situación de Will, un trabajo aburrido en un lugar próximo a quebrar, su relación toxica con Hopper, y aun así tiene las agallas de enfrascarse en una investigación informal para desenmascarar a un grupo de soviéticos que intentar reabrir el portal que tanto la hizo daño. Además de guiar a Hopper en el manejo de la crianza de Eleven, también tomó decisiones importantísimas, resolvió incognitas, sin olvidar que fue ella la que destruyó la máquina que abría el portal, mientras veía como Hopper desaparecía. ¡Bien por la Detectiva Byers!

Nancy (Natalia Dyer)

Empoderada de principio a fin. A pesar del trato machista y abusivo que recibía en su trabajo, Nancy nunca perdió la fe ni vió quebrantado su espíritu. Luchó por lo que siempre creía, y no dejó que le desanimaran. Siempre procuró poner a salvo a los demás. Uno la ve tan fragil, pero por dentro tiene una entereza envidiable. Amé cada vez que tomaba un arma o manejaba el carro. Realmente un personaje que creció demasiado esta temporada.

Max (Sadie Sink)

Encantado con el rol de esta chica pelirroja. Fue quien le abrió los ojos a Eleven para que se adaptara al mundo real. Me recordó a Pepe Grillo pero a la inversa. Max tuvo mucha fuerza esta temporada, con un temperamento del demonio, pero siempre guardando un dejo de ternura en su interior (que lo deja salir en ocasiones con Lucas y con su hermano Billy). Le jaló el aire a los chicos todas las veces que pudo, cuando estos se comportaban medio dispersos. Un éxito Maxine.

Robin (Maya Hawke)

La hija de Uma Thurman e Ethan Hawke, fue una gratísima sorpresa esta temporada. Lo que al principio parecía ser un personaje de relleno, acompañando a Steve en el puesto de helados, de pronto se nos transformó en una chica super interesante, sarcastica, divertida, que habla cuatro idiomas y toca en una banda musical. Logra descifrar el mensaje de los rusos, se apunta a toda la “diversión” de buscar el misterio de la bodega y justo cuando creíamos que se iba a convertir en la novia de Steve, nos damos cuenta que no le gustan los chicos. Su interacción con Ericka, Dustin y Steve fue genial, definitivamente un gran acierto su inclusión en el show.

Erica (Priah Ferguson)

¡Wow! Se robó el show. Otra que al principio parecía ser nada más la chica que molesta en el centro comercial, se convirtió en una de las salvadoras de la temporada. Logró el acceso a la bodega, colaboró en el rescate de Robin y Steve y junto a Dustin, guió a los adultos dentro de la fortaleza rusa y luchó, sin conocer mucho, junto a los demás contra el Mind Flayer. Picara, sarcástica, divertida, valiente, aunque dudo que reciba su helado de por vida en Scoops Ahoy. ¿Realmente es hermana de Lucas?

Suzie (Gabriella Pizzolo)

Como decimos acá, apareció en la “Saprihora”. Cuando todos pensábamos que era producto de la imaginación de Dustin, aparece esta niña de lentes y colitas para darnos (sí, darnos. En ese momento de la serie yo me sentía ahí con ellos) la Constante de Planck, el código para tener acceso al láser que intenta reabrir el portal. Y como pasar por alto la escena (en un momento de estrés puro) en la que hace dúo con Dustin e interpretan un par de estrofas de “Neverending story” de Limahl. Canción que aun da vueltas en mi cabeza.

Conclusiones

Cada una de estas chicas lideró a sus contrapartes masculinas durante toda la temporada, llevándolos al éxito. Dicho esto, puedo resumir que:

Robin y Ericka lideraron a Steve y Dustin.

Nancy lideró a Jonathan.

Max y Eleven lideraron a Mike, Will y Lucas.

Joyce lideró a Hopper, Murray y Alexei (Smirnoff).

Suzie lideró a Dustin.

No quiero ser injusto con los chicos, lo hicieron muy bien; mención honorifica para Steve que, aparte de usar ese traje tan feo, recibió una paliza por parte de los rusos y vivió para contarlo. Tambien rescato a Hopper en su faceta más sensible como padre y como galán. De la pandilla, destaca como siempre Dustin, pero esta vez el aporte de Mike, Will, Lucas y Jonathan se vió opacado por este grupo de mujeres, que como dije al inicio, ante ellas, me quito el sombrero.