El día de hoy el mundo ñoño ha sido sacudido después de hacerse pública la aparente separación entre Sony y Marvel, en relación a la producción de películas de Spider-Man. Como muchos ya han leído, la disputa ha existido desde hace meses y, como todo en el mundo de los negocios, tiene que ver con dinero. 

Antecedentes

Esencialmente las dos partes han estado negociando nuevos términos en lo que se refiere a financiamiento de las futuras producciones, acciones y ganancias. Los dos estudios han intentado de forma infructuosa, llegar a un acuerdo lo que ha provocado un distanciamiento entre ambos.

Desde inicios de los años 2000, Sony relanzó al personaje y ha tenido (en su mayor parte) gran éxito comercial con las distintas franquicias que ha presentado en la pantalla grande. El estudio aprovechó la crisis financiera que Marvel atravesaba en ese momento para adquirir los derechos de distribución y capitalizar un gran éxito a lo largo de casi dos décadas y tres diferentes sagas.

Marvel Studios sin embargo, siempre ha querido recuperar al que muchos consideran su personaje principal. El objetivo fue alcanzado en el formato de un acuerdo que les permitía usar a Peter Parker en películas del MCU. Sony, por su parte, seguía estando a cargo de los standalone. El negocio parecía funcionar ya que la incorporación de Spidey en Civil War y las dos últimas películas de Avengers probó ser un alto valor agregado para las cintas. Mientras tanto en el lado de Sony Homecoming y Far From Home son dos de las más exitosas películas financieramente hablando, que han producido. De hecho recientemente Far From Home adquirió la distinción de convertirse en la película de Sony más taquillera de todos los tiempos.

Y ahora?

El escenario es complicado. Sony y Marvel se han distanciado en todo a lo que producciones de Spider-Man se refiere. Esto quiere decir que las dos películas que están en desarrollo no van a contar con la participación de Marvel Studios y Kevin Feige en aspectos creativos. En todo este enredo aún queda por definir lo que pasará con el actor Tom Holland y el director John Watts.

Después de la fallida negociación Sony decidió seguir adelante y asumir por completo los costos de producción. Esto les da la opción de mantener todas las ganancias. A este momento no está claro si la separación es definitiva o si habrán futuras reuniones para re negociar posiciones. Por el momento, todo en apariencia es definitivo.

El ambiente es difícil y el estado de las negociaciones se ha deteriorado bastante. Por un lado Sony está en capacidad y en proceso de desarrollar un universo con más personajes, dentro de los que se encuentra Venom. Por el otro lado, Marvel no muestra señales de querer sacrificar la cantidad de dinero que recibiría por participar en el proceso creativo y de producción de Spidey. Así que por lo visto, este idilio que hemos disfrutado por varios años, se ha terminado.

Tendremos más información para compartir en el momento que esté disponible.