Sin duda alguna, una de las películas más esperadas del año, tanto por su trama, su director y, ni qué decir, su elenco.

El noveno filme del cineasta Quentin Tarantino, alcanzó en su estreno la suma de $40.350000, muy lejos de otras grandes producciones, pero todo un récord para el director en su lista de proyectos.

Recordemos de Unglorious Basterds, poseía el récord con poco más de $30 millones en su fin de semana de estreno. Son buenos tiempos para Tarantino, que aun nos tiene en la incertidumbre de si llegará a retirarse con su nueva Star Trek o con Kill Bill 3.