Con el anuncio de la cadena de streaming Netflix, de pasar a la modalidad semanal algunas de sus series (existen unas pocas en que, por derechos, los episodios se habilitan semanalmente), recordé con nostalgia aquellas series noventeras que veía semana a semana como The X Files, Millenium, Baywatch y otras, que, aunque al principio eran capítulos independientes, luego su trama giraba en torno a un mismo conflicto el resto de los episodios.

Érase una vez…

En aquel entonces, una temporada era eso, un lapso de varias semanas donde me tocaba esperar siete largos días para disfrutar de un nuevo episodio, y Dios libre lo dejaran a uno con el terrible “Continuará…”, la zozobra se hacía intratable a más no poder. Vienen a mi mente series como Los Magníficos o McGiver, que muy poco unían dos episodios, pero qué tormento significaba esa espera, máxime si la serie la daban miércoles y había fútbol nacional de por medio, entonces la espera se hacía de 15 días.

Hoy por hoy

En la actualidad, con la llegada de las cadenas streaming como la mencionada Netflix, Amazon Prime, Hulu, HBO Go, YouTube y muy pronto Disney+, hemos cambiado los hábitos en la forma de ver nuestras series favoritas, pasamos de verlas por semana a verlas de una sola sentada, algo que llamamos maratón.

Series como Stranger Things o Dark, que mantienen una sola trama, se pueden disfrutar en un día como si fueran un largometraje, tan solo hace falta algo para tomar, algunos snacks y, por qué no, buena compañía. Para aquellos que disponen de solo un día libre o, al igual que yo, son impacientes, esta modalidad resulta perfecta. Algunos quizá se tomen un par de días, mirándolas mientras van en el bus, en el almuerzo y hasta en el baño.

Pero algunos otros prefieren saborear su serie favorita, analizarla episodio por episodio, comentarla al día siguiente con sus amigos, buscar teorías sobre lo que sigue la próxima semana, en fin, les gusta la antigua forma en que se podían ver los shows televisivos.

Es aquí donde nace la pregunta: ¿Qué prefiere usted como televidente? ¿Acabar pronto con la serie o darle su espacio para digerirla?

La temporada es más efectiva

Desde el punto de vista de negocio, cabe preguntarse qué es mejor, la temporada o la maratón. Como siempre, todo depende de los objetivos de la compañía.

Stranger Things estrenó su tercera temporada el 4 de julio anterior, pero ya para el día 10 de julio, el “burumbum” había pasado, salvo algunos memes de Alexei y algunas teorías sobre la muerte de Hopper, pero hasta ahí. Lo efímero de este tipo de sistema hace que la gente, sí, eleve el hype, pero no por mucho tiempo, dejando (a lo mucho) un par de semanas para hablar del tema.

En cambio, la temporada, que normalmente va de 8 a 16 episodios, permite que el televidente retenga más la serie en su vida. Entre capitulo y capitulo hay 8 días para conversar, fantasear, conspirar, saborear y hacer memes de lo ocurrido. ¿Se imaginan a GOT o TWD bajo ese sistema? Podría ser muy intenso, pero no se saborearía igual.

Yo, particularmente, prefiero la usanza antigua y que me suelten todo de a poquito, ¿Ustedes?