It Chapter 2 me dejó un buen sabor de boca, de acuerdo a mi expectativa claro. Como ha sido la tónica en los últimos tiempos, las películas de terror están plagadas de estrategias publicitarias que superan al producto final, por eso, no esperaba que la segunda parte de esta nueva versión del clásico de los 90´s fuera una obra maestra del género.

La película comienza bien, continúa bien, pero termina un par de rayitas más abajo en lo que nos gusta, el terror. ¿Por qué digo esto? Les cuento.

Toda la película cumple mis expectativas, discretas actuaciones sin ser malas, aunque se sale del canasto Bill Hader interpretando a la versión de adulta de Richie Tozier, quien es el que nos saca (como lo hizo Dustin y su amiga en el último episodio de Stranger Things) de la tensión de varias escenas con alguna broma. De Jessica Chastain, James McAvoy y compañía, para ser un elenco de lujo, en mi opinión no se aprovechó. El cameo de Stephen King, genial.

La historia, ya conocida por todos, es bien desarrollada por Muschietti, desde un inicio nos refresca lo ocurrido en el capítulo anterior, para luego tirarnos cómo se han desarrollado el otrora grupo de perdedores y así reconocerlos, redundante quizá, pues físicamente (menos Ben) todos son idénticos a su versión de niños. Cada uno sigue arrastrando sus conflictos pasados, por lo que nada cambia con ellos.

El desarrollo de la película se mezcla entre el drama y el terror, aunque el drama predomina a lo largo de las 2:35 horas de proyección, pero se equilibra con cada aparición de Pennywise (siento que Skarsgard tuvo un mejor desenvolvimiento esta vez), mucho mejor que el primer capítulo y me atrevería a decir que las escenas de terror fueron grotescas, algo bueno de destacar. Si bien se utiliza la “Tecnica Wan”, la de los sustos a base de sonidos sorpresivos y el abuso de CGI, nos despiertan de esos momentos dramáticos, que ya dijimos, abundan. Las escenas de Bowers son punto y aparte, muy muy buenas.

Sé que esta película había generado, desde su primer capítulo, grandes ilusiones de convertirse en algo memorable, pero tantos puntos por abordar, hicieron que descuidaran ciertas cosas, a menos que me haya distraído, nunca vi a nadie encargado del hotel, en el pueblo (para ser pequeño) vuelven a casa 5 de sus antiguos habitantes y nadie se percata, es más, todo sucede sin generar la menor conmoción. Muchas escenas me recordaron a Eerie Indiana, donde todo el pueblo era raro.

Y el final, pues qué les diré, dejó el terror olvidado y me lo cambiaron por una lucha llena de fantasía, digna de cualquier película de Harry Potter. Que estuvo bonita, sí, pero se pudo hacer mejor ese final. El cierre se pasa de drama, quizá por tratar de sacarnos una lágrima se alarga un poco, aunque reconozco que me sacó un suspiro cuando descubrimos el secreto de Richie.

Como dije al inicio, de acuerdo a lo que esperaba, la película estuvo buena, entretenida, no fue el fiasco de Annabelle o La llorona, que era lo que más temía. ¿Que planean hacer una tercera entrega? Mmmmmm mejor siéntese señora y no echemos a perder lo ya visto. ¡Gracias por llegar leyendo hasta acá, nos vemos!