El mes de Setiembre del 2016 será recordado como uno particularmente gris y triste. No me refiero unicamente al invierno, sino también a la partida de una de la figuras más queridas en el mundo del entretenimiento; Gene Wilder. Apenas anoche me enteré sobre la partida de Wilder, algo que me resulta impactante pero que me sirve como oportunidad para recordar su legado.

Fue precisamente el 1ero de este mes, que el reconocido actor nos dejó, a la edad de 83 años. Wilder murió debido a complicaciones derivadas de Alzheimer. La noticia fue recibida con gran dolor por sus amigos, colegas y seguidores.

Gracias Gene, por todo!

Encuentro sumamente difícil enumerar, catalogar el trabajo de Wilder desde su debut en pantalla en 1967. Muchos lo recordaremos principalmente por su papel en Willy Wonka & the Chocolate Factory, pero la verdad es que su aporte al cine fue basto, extenso. Recuerdo con agrado, y ahora mucha nostalgia, sus colaboraciones con el comediante Richard Pryor. Esta dupla me sacó risas a más no poder.

Pero como les decía, el trabajo de Wilder está lleno de una gran cantidad de títulos, interpretando papeles tan diversos como interesantes. Casi siempre, haciendo un despliegue de talento que no podía ser cuestionado.

Gene fue un gran hombre. Encuentro difícil de creer que en su larga y exitosa trayectoria solo haya sido nominado dos veces a los premios Oscar, y me parece aún más doloroso que no haya ganado ninguno. Pero su vida le valen el premio más importante, el reconocimiento de millones que hoy recordamos con gran cariño todo lo que hizo por entretenernos.

Como actor, productor, escritor o humanitario, trabajó con esmero y hoy le damos su muy merecido homenaje. Adiós Gene Wilder! Gracias por todo!