Hoy queremos recordar a una de las mujeres mas bellas en la historia del entretenimiento; Marilyn Monroe, considerada como un icono pop y un símbolo sexual.

Desde finales de la década de 1940, apareció en muchos pequeños papeles, gracias a un contrato con Twentieth Century-Fox; durante esa etapa se destacan sus participaciones en La jungla de asfalto, The Asphalt Jungle (1950), y Eva al desnudo, All About Eve (1950). Su primer papel protagónico lo obtuvo en la cinta de 1952 Don’t Bother to Knock. Su período de mayor popularidad sucedió a partir del año siguiente, cuando encabezó filmes como Los caballeros las prefieren rubias, Gentlemen Prefer Blondes (1953); Cómo casarse con un millonario, How to Marry a Millionaire (1953), y La comezón del séptimo año, The Seven Year Itch (1955).

Tras matricularse en el Actor’s Studio, fue alabada por la crítica por su labor en Bus Stop (1956). Simultáneamente, en colaboración con el fotógrafo Milton Greene, fundó la Marilyn Monroe Productions.​ Su protagónico más elogiado fue el Sugar Kane para la película de Billy Wilder Some Like it Hot (1959), por la que incluso ganó un Globo de Oro a la mejor actriz de comedia o musical.​ En sus últimos años actúo en películas como Let’s Make Love (1960) y The Misfits (1960), escrita por su cónyuge Arthur Miller.

Monroe fue una estrella que brilló fuerte en cuanto lugar aparecía. Sus ojos, su sonrisa, su impresionante belleza la convirtieron en una de las caras más reconocidas del siglo XX. Era increíble ver como ella, haciendo cosas simples destacaba y volvía la mirada de cuantas personas tuviera alrededor.

Monroe falleció un 5 de Agosto de 1962 bajo condiciones muy sospechosas. El informe oficial reportaba suicidio pero las condiciones de su muerte siempre han sido cuestionadas. Un final muy triste para una mujer impresionante a la que no pudimos ver en vivo, pero que reiteramos, gracias a su impresionante presencia ha trascendido el tiempo, alcanzado muchas generaciones.