La recomendación de esta semana es una de las películas mejor recibidas en el 2015; Ex Machina.

No hay nada más humano que la voluntad por sobrevivir.

Caleb (Domhnall Gleeson) es un programador que trabaja para Bluebook, el motor de búsqueda más popular del mundo. En un concurso gana la oportunidad de visitar al excéntrico Presidente Ejecutivo de la compañía, Nathan (Oscar Isaac), en su aislado centro de investigación en las montañas de Alaska. En su viaje, Caleb se traslada en helicóptero sobre una reserva propiedad de Nathan en la cual desciende y la atraviesa hasta llegar a la casa de Nathan. Estando en la entrada del complejo, es recibido por un sistema automatizado que le genera una tarjeta de acceso al edificio, dentro del cual se encuentra con Nathan que estaba haciendo ejercicio.

Nathan recibe a su huésped y procede a mostrarle el edificio, indicándole que la tarjeta llave sólo abre las puertas de las habitaciones a las cuales tiene acceso. Después hace que Caleb firme un acuerdo de confidencialidad en el cual se compromete a no divulgar nada de lo que vea en la instalación. Es entonces cuando le revela que ha estado trabajando con inteligencia artificial y quiere que Caleb le realice la prueba de Turing a un androide desarrollado por él, durante los siete días de su estadía.